Como estrategia de City marketing, Roma busca restaurar su famosa fuente llamada Fontana de Trevi, pero para ello requiere cierta cantidad de fondos monetarios. Se dice que más de 2 millones de euros se requieren para lograr la mejora de imagen.

Sin embargo, para obtener los fondos necesarios, el ayuntamiento de Roma planea la manera de conseguir apoyo de sponsors. Es por ello que se encuentra en una difícil decisión: dejar que los patrocinadores coloquen publicidad en los monumentos históricos para recibir los beneficios económicos.

El problema es que la publicidad afectaría a la imagen de la arquitectura italiana que es símbolo para los ciudadanos y los turistas que prometen volver a la ciudad lanzado la moneda a la fuente. Pero, por otra parte, esta causa ayudará a mejorar este importante monumento construido por el emperador Aureliano en el siglo XVIII.

Y ustedes ¿qué opinan?