Licca-chan es el nombre de una muñeca que se lanzó en 1967 en Japón. Es el equivalente a una Barbie, pero sus medidas son parecidas a la anatomía oriental. La creadora de esta muñeca afirma que es un personaje de 11 años, y es la afición de niñas y mujeres adultas.

Se ha convertido en un ícono en la cultura nipona, pues es fiel a las modas cambiantes y su imagen se ha transformado varias veces, pasando de la dulzura a la rebeldía, hasta la elegancia. Pero también se ha transformado en tamaño y en figura.

En 2001 lanzaron al mercado una Licca-chan embarazada de tamaño real. Cuando las niñas la compraban, podían pedir por correo el bebé, que incluía un código para hacer que la muñeca recuperara su figura después de “haber dado a luz”.

Es tanto el impacto que tiene en las niñas, que se ha convertido en una auténtica “idol”. Forma parte de la publicidad de varias marcas como Toshiba, Nintendo, e incluso, ha sido la imagen de campañas publicitarias de la industria de los cosméticos.