En diferentes espacios de reflexión, blogs, sitios especializados en comunicación política, en publicidad y en general en los medios masivos, electrónicos, además de en las plataformas sociales, un consenso empieza a conformarse: Al igual que en prácticamente todas las áreas y aspectos de la vida en sociedad, en las industrias creativas, habrá un antes y un después de la pandemia por el Covid – 19. 

Si bien las industrias creativas han sido de las más activas durante los meses de confinamiento e implementación de las medidas de distanciamiento social en todo el  mundo con el objetivo de promover, concientizar y llamar a la acción en beneficio de diferentes causas como el consumo local, el uso del cubre bocas y otros métodos de prevención del contagio, la creatividad inmersa en diferentes campañas tanto institucionales como comerciales – con sus excepciones – no cumplieron con uno de los preceptos y rasgos fundamentales que debe buscar siempre privilegiar, una campaña, un arte, un contenido o un producto comunicacional creativo: la innovación.

Y no me mal interpreten, esta afirmación es por supuesto también, una autocrítica como creativo pues incluyo en esta reflexión a los contenidos y campañas en las que participé y ayudé a crear. Sin embargo, campañas y conceptos como los ejecutados en “Explore The Great Indoors” de Jeep India y “Si te estas preguntando cómo sería ser mujer” de la Fundación Maisa Colombia, demostraron que el romper con los clichés, las reglas y las fórmulas establecidas del advertising y la compol, es lo mejor para crear campañas verdaderamente memorables, eficientes y atractivas. 

Dave Trott en una de sus primeras historias y lecciones en su libro One +One = Three invita como moraleja final y concepto guía de dicha anécdota, a pensar y preguntarte en lugar de qué están haciendo los demás en la industria en la que te desenvuelvas, en qué no están haciendo todos ellos, lo que, tanto en este momento como en otros, es justamente lo que como creativos debemos preguntarnos, ¿qué no están haciendo los demás? La pandemia mundial derivada de la aparición del Covid – 19 hizo del 2020, un año sin duda, fuera de lo común y con seguridad, el detonante de muchas circunstancias negativas, desastres y cambio de planes pero como en otra de las anécdotas de su libro “Uno + Uno = Tres” Dave Trott nos dice que el desastre es un regalo, y el regalo que nos ha dado este desastre llamado SARS-CoV-2 es la oportunidad de innovar, re escribir y escribir nuevas reglas en donde la creatividad sea la protagonista no solo de las campañas, contenidos, artes y productos comunicacionales de la “Nueva Normalidad”, sino de los mensajes, las causas y las acciones que den forma a una nueva sociedad y a una nueva realidad. 

 

 

AUTOR: ÁNGEL ARCE ORTIZ

Director general y VP creativo de un sueño llamado Luciérnaga 360º, agencia digital y
boutique de diseño. Apasionado de la creatividad, la comunicación, la política, la
comunicación política, la publicidad, los super héroes, el cine de terror y la música,
especialmente del rock, el hard rock y el metal.

Tengo más de diez años de experiencia en el desarrollo de estrategias de comunicación
digital y contenidos para diversas plataformas. Comunicólogo y publicista por la FCPyS
de la UNAM, Batman fan, entusiasta del activismo, y el activismo digital.