Este lunes 13 de septiembre se festeja el Día del Programador, un día elegido porque  es a 256 días de empezar el año, la cantidad máxima de número que se pueden representar  con 8 bits y además, es la potencia máxima de 2 que se puede expresar dentro de un límite  de 365. 

Para Manu Santamaría, Product Manager de Watchguard, en los últimos cinco años ha  habido una evolución de plataformas y lenguajes de programación por lo que resulta muy  complicado estar al día en todo, de manera tal que habrá una mayor tendencia a la  especialización.  

¿Cuáles serán las habilidades que más se valorarán de los programadores en un futuro?  

  • Optimización total: Además de desarrollar e implementar código, los programadores  deben estar atentos a una total optimización para que el rendimiento sea eficiente,  rápido y seguro, conforme las distintas necesidades de los negocios, industrias y  consumidores.  
  • Responder a nuevos retos: “Un reto común es implementar código que no sea  vulnerable. Como empresa de seguridad sabemos que los hackers hacen uso de las  vulnerabilidades para entrar en las organizaciones, por lo que este es un aspecto  crítico en todas las organizaciones, en cualquier país, industria o giro en que se  desempeñen”, detalló Manu Santamaría de Watchguard. 
  • Aprendizaje continuo: De acuerdo con el Foro Económico Mundial, los nuevos  empleos en el área de tecnología estarán moldeados por el Internet móvil de alta  velocidad, la inteligencia artificial, el análisis de los macrodatos y la tecnología en la  nube. “La próxima generación de programadores convivirá con la Inteligencia Artificial,  tanto para hacer uso de ella en programas y también como una aliada para programar  para programadores”, agregó Manu Santamaría.  

Sin duda, uno de los principales retos de los futuros programadores será la capacidad de  adaptación para aprovechar al máximo las nuevas plataformas que vendrán, cuyo impacto ya  hemos visto, dado el incremento en la digitalización que es cada vez más notoria en nuestros  distintos ámbitos: desde reuniones a distancia, trabajo remoto, escuela virtual hasta  telemedicina y realidad aumentada.