Corría el año 2005, cuando tres amigos tuvieron la fantástica idea de crear un servicio de alojamiento de video. Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim lanzaban lo que hoy es conocido como “YouTube”, su dominio fue activado el 15 de febrero de ese mismo año, mientras que su primer video (Me at the Zoo) saldría a la luz un 23 de abril.  

Su rápido crecimiento fue notable, para el segundo año obtuvieron unas 2000 millones de visualizaciones por día, los usuarios colocaban el link en sus perfiles de MySpace, la gente subía todo tipo de videos, se grababa a sí misma en su vida diaria, haciendo travesuras, hablando de ciertos temas, haciendo pequeños Stand ups, lo que dio origen a la creación de los video blogs.

Una excelente plataforma para mostrar tus opiniones, tus ideas, tus costumbres, mostrarte al mundo,  “Broadcast Yourself”  cumplía su cometido, pero. . .

¿Qué pasa cuando once años después una plataforma totalmente diferente te permite hacer literalmente lo que su slogan promete? “Transmite tú mismo”.

Una aplicación que con solo abrirla ya puedas realizar tu propio videoblog, donde un teléfono y tu cuarto son perfectos para ello, una App que hiciera parecer que no es necesario tener una pantalla verde, una súper computadora para editar y un concepto.

“Personas reales, momentos reales”.

Mostrar en un instante lo que haces, lo que piensas, qué lugar visitas, qué observas, dónde vives, mostrar un fragmento de tu vida al mundo, transmitir en vivo por medio de una App, solo reafirma que la gente desea fama, ser reconocida y exitosa. Que a pesar de nuestras diferencias, todos, todos queremos ser escuchados y que cada uno tiene mucho que decir.

Hoy los recursos son más accesibles cada vez, la información se tiene en la mano y los espacios para lograr darse a conocer son infinitos. Un claro ejemplo de esto es Periscope, un ejemplo de que la gente remplaza comunicación por entretenimiento

Un lugar que no procura concepto, temática, ni dinero, permite su fácil conexión con tu público y crear un canal para que todos puedan ver forma cronológica la galería de videos que se publican por tiempos, un lugar en que la mayoría sacrifica su intimidad por cinco minutos de fama.

¿Será acaso que las redes sociales no solo vinieron a “conectarnos”, sino a superar ciertas cosillas que llevamos dentro?

Imagen cortesía de iStock