2015 comenzará como cualquier otro año, con propósitos que no cumpliremos, con expectativas grandes que poco a poco irán siendo menos exigentes, con decisiones para culminar proyectos o iniciar nuevas aventuras: Terminar la universidad, casarse, adquirir un bien material, conseguir un mejor trabajo o simplemente tener una vida más feliz.

Si continuamos viviendo en este mundo cada año continuará pasando como han pasado la gran mayoría. Sin pena ni gloria. Pero esperar que 2015 sea nuestro año no resulta tan imposible como parece.

2004 fue el año de Mark Zuckerberg, a quien agradecemos la red social más grande e importante del mundo. Este año pudo pasar desapercibido para millones de personas pero, en definitiva, fue un año trascendental para este estudiante de Harvard.

A diferencia de lo que nos han dicho los libros de historia en donde el tiempo, a pesar de ser relativo, es contante, en 1998, Larry Page y Sergey Brin, 16 años atrás, nos hicieron conocer el futuro con la creación de uno de los inventos más importantes de todos los tiempos; Google.

¿Cómo una buena idea puede hacer de 2015 un excelente año? Espíritu emprendedor, motivación, desacuerdo social y tal vez un poco de suerte. ¿Qué necesitamos para ser el próximo Steve Jobs? ¿Qué características tienen los genios?

El futuro no es de la tecnología, el futuro está en las ideas, en las buenas ideas.

Imagen cortesía de iStock