Diego Luna. Bello apellido. ¡Luna! La luna nos observa, es un monje que nos mira, o una dama que nos enjuicia. Diego Luna dice que es necesario resolver la vida todos los días, y que tal resolución no tiene por qué apagar nuestros sueños, nuestros proyectos, nuestros anhelos.

Nuestro rostro debe ser un sol, debe ser una guía para los demás, y nuestra alma debe ser una luna, una cosa profunda, mística, bella. Diego Luna afirma que los jóvenes están moviendo el mundo, dice que el joven que no se sume a tal movimiento se quedará atrás.

Parece que la expresión es vacía, obvia, pero es lo obvio lo que no se ve, pero es lo cercano lo que ya no distinguimos. Todo es posible, y el mayor reto es conocernos, hacer, actuar, luchar, y no quejarnos, o sí hacerlo, pero sólo después de la acción, como dice Luna.

Coca-Cola Zero, haz de ella una posibilidad.