Se han preguntado si existe un método para diseñar bien. El otro día, leyendo las conclusiones sobre un debate donde se cuestionaba si existe un “método infalible” que garantice llegar a soluciones correctas en el diseño, me hizo pensar sobre el tema. Aquí les platico…

El concepto “método” podemos reinterpretarlo con el concepto “proceso”. Veamos, no existe un decálogo que garantice éxito en nuestra disciplina, claro que hay teorías, reglas, investigación y se podrá tener excelentes habilidades pero hasta hoy no existe una fórmula única y menos para garantizar un resultado ideal. El conocimiento que se adquiere en las escuelas de diseño representan una guía. Pues bien, aquí la palabra método la cambiaría por proceso refiriéndose más a la forma de producir. Bajo este punto de vista puedo decir que procesos hay muchos (tantos como diseñadores hay) podemos producir buenos mensajes o buenos productos pero los diseñadores tenemos una creatividad y un pensamiento único, lo que indica que el método de proyectar es individual, por eso no puede haber un proceso “infalible”.

Por otro lado si existiese ese método (y si es que se percibe como método “infalible”) ¿éste se podría describir? Bajo mi perspectiva no existe un “procedimiento” que garantice el éxito de los proyectos al buscar la empatía de la audiencia, sería muy pretencioso tratar de describir uno. Lo que se enseña y lo que se aprende funciona como “herramientas” que permiten configurar un diseño. El proceso se aprende en la práctica (en el mercado laboral), lo que a unos les funciona para capturar o comunicarse con el público a otros no, la gama de problemáticas a resolver son muy distintas así que la proyección del diseño siempre debe ser dinámica y flexible. Resultaría difícil describir nuestros propios criterios para diseñar, al final sería como encerrar el oficio en un recetario y quitarle dinamismo u originalidad al diseñador.

Lo que nos hace únicos son nuestras ideas, lo que nos suma originalidad es nuestro proceso de diseño, por eso muchas veces el resultado llega a superar nuestras expectativas. Por último, algo que me llamó la atención es que un porcentaje alto respondió de forma positiva en el debate, es decir, dijeron que sí había métodos (no método) que pueden dirigir un buen resultado y aquí puedo concluir que nuestra visión respecto al diseño y su resultado debería estar enfocada en la función del proyecto en lugar de estacionarnos en lo “infalible” que no existe. Nuestra forma de hacer diseño y/o producir es única y no debiera condicionarse. Así que el proceso de diseño es y lo adaptamos a nuestra forma de trabajo, completamente alejado de “formulismos utópicos”. Ustedes qué opinan, ¿hay un método infalible?, ¿se podría describir?

Me despido, soy Erika.

Hasta la próxima.

Imagen cortesía de iStock