La Minions manía ha llegado pintando de color amarillo este verano. En lo particular, me encanta la personalidad y las aventuras de estos bellos personajes que han conquistado el mundo con su carisma, invadiendo cada rincón de forma impactante con diversidad de anuncios impresos, spots, ringtones y curiosos artículos de merchandising.

Deleite para algunos y odiados por otros, los Mininos son figuras controversiales que nacieron con la película “Despicable Me” en 2010 y son un buen ejemplo de la forma en que los personajes secundarios rebasan al protagónico e incluso al mismo largometraje.

Sin embargo, una noche platicando con mi hermano, recordábamos algunos de los mejores videojuegos que disfrutábamos hace tiempo en donde, poco a poco, la conversación nos llevó a un punto comparativo entre uno de ellos y el muy exitoso concepto de los Minions.

En 2006, Ubisoft en colaboración con Gameloft desarrollaron una nueva aventura del popular personaje de videojuegos Rayman quien de igual forma, en esta entrega fue superado por los villanos de la historia a tal grado que, posteriormente, ellos llegaron a tener su propio juego, una serie en Nickelodeon, anuncios publicitarios e incluso ya hay planes en conjunto con Sony Pictures de llevarlos a la pantalla grande. Te hablo del primer título de esta saga que ahora es multiplataforma pero tuvo sus inicios en la consola Nintendo Wii: “Rayman Raving Rabbids”.

De rasgos graciosos, sin nariz, boca grande, pocos dientes, un extraño dialecto basado en sonidos, un humor simplón y su característico grito “Daaaaaaah”, estos lunáticos conejos tienden a ser histéricos e inestables, siempre intentando ser “malvados” pero sacándote una carcajada. Su arsenal de defensa es bastante peculiar, ya que les encanta usar todo tipo de objetos cotidianos tales como plumeros, palas, raquetas de tenis, escobillas de W.C, cucharas, entre otros.

Si analizas con cuidado estas características y las comparas con la de los Minions, no existe mucha diferencia en el concepto que hizo de estos personajes un éxito rotundo, salvo un poco por la imagen y el contexto en que ambas historias se desenvuelven. La similitud entre ambos personajes es demasiado evidente.

Así como hay un número considerable de personas que se han percatado de este planteamiento, existe muchísima gente que no conoce a los alocados conejos o simplemente no los tiene como recuerdo inmediato. Este es un texto en especial para ellos, haciendo notar que los Minions, no son una idea fresca.

Con 4 años de diferencia, los Rabbids son los primeros en hacer su aparición y la mayoría de los gamers tienen el criterio de que, los Minions son una copia tal cual con variantes de color y forma, afirmando que sus creadores copiaron y maquillaron la idea de Ubisoft.

Debo reconocer que, a pesar de ser fan de ambos, es un hecho innegable y una coincidencia sospechosa tanta similitud. Por otra parte, este texto es un argumento objetivo y sin herir susceptibilidades. Dejo un par de vídeos para que juzgues por ti mismo.

Cada uno en su ámbito; los Minions en la industria cinematográfica y los Rabbids en la gamer, son íconos populares que cautivaron a su target por el mismo concepto que, a final de cuentas, terminó siendo un hitazo para niños, jóvenes y adultos.