El día de ayer el mundo del cine se vio opacado por la irreparable pérdida de Robin Williams, gran actor hollywoodense que, a sus 63 años, dejó marcada la vida de todos los que vimos alguno de sus trabajos.
Robin Williams logró colocarse en el corazón de muchos niños de los noventa gracias a cintas como: Hook (1991), Aladdin (1992), Jumanji (1995), Flubber (1997) y hasta la más criticada película de Francis Ford Coppola – Jack (1996).

Sus cintas también conquistaron a toda la familia, sus melodramáticas interpretaciones le valieron ser uno de los actores más queridos. Resaltan: Mrs. Doubtfire-Papá por siempre (1993), Patch Adams (1998), Más allá de los sueños (1998) y El hombre Bicentenario (1999).

The.Crazy_.Ones-Williams demostró durante su carrera ser un gran actor con sus participaciones en: La sociedad de los poetas muertos (1989), Insomnia (2002) y Good Will Hunting (1997), donde gracias al guion de Damon y Affleck obtuvo el Óscar como mejor actor de reparto.

 

El año pasado, incluso, se hecho a la bolsa a más de un publicista, con su papel de Simon Roberts, en la serie “The Crazy Ones”, donde el actor interpreta a un genio de la publicidad.

Pero el actor no solo apareció en cine y series de televisión, también fue parte del mundo publicitario, protagonizando algunos anuncios. Uno de los beneficiados fue el chocolate Snickers, para su reconocida campaña “No eres tú cuando tienes hambre”.


A principios de este año su voz se hizo presente declamando uno de los discursos de “La sociedad de los poetas muertos” para promocionar el iPad Air en su campaña “Your Verse”.


Pero sin lugar a dudas, los anuncios que serán recordados por muchos años son los que realizó para el videojuego “The Legend of Zelda”, donde aparece el carismático Robin al lado de su hija Zelda Williams.

El gran Robin Williams nunca morirá. Peter Pan ha regresado a Nunca Jamás, en donde por toda la vida será un niño y el mundo publicitario tuvo la fortuna de que éste fuera parte de el.