La publicidad duele. Y no me refiero a los cinco millones de dólares que costó emitir un comercial de 30…