Alguna vez escuché por ahí que nunca hay que hablar de religión, futbol, ni política. Y sí, estoy de acuerdo….