El irrefragable crecimiento de las ciudades, la caliginosa e imperturbable demografía y la ignota circulación de mercancías, fatídica suerte, fortuna…