Se alerta que el siguiente texto contiene spoilers, la lectura es bajo el riesgo del lector después de este punto.

Netflix estrenó la segunda entrega de la serie Love, Death and Robots la serie de pequeñas ficciones en animación. En esta ocasión y probablemente por las condiciones impuestas por la pandemia la segunda temporada sólo consta tristemente de 8 episodios, diez menos que la primera.

En el caso de estas ocho narraciones, la mitad de los argumentos están dominados por lugares comunes, homenajes, referencias e historias contadas ad nauseum en formas muy similares. La historia Pasto alto, recuerda a la película En la hierba alta estrenada no hace mucho por la misma Netflix, sin embargo, lo atractivo de la historia es la animación. Algo similar sucede con la primera historia de la selección, Servicio al cliente automatizado, sobre la tecnología que, en lugar de servir a los humanos, se revierte con el pequeño twist de que todo es un macabro y siniestro plan para vender las mejoras en el sistema operativo de la tecnología doméstica, como en muchos de estos tipos de historias la referencia a Hal de Odisea 2001, en el espacio. Lo mismo sucede con Refugio, donde una falla mecánica en una estación espacial pone en riesgo la vida del piloto de una nave espacial de combate se ve en peligro cuando un robot de la cápsula de resguardo se descompone e intenta matarlo, esta historia es la menos atractiva de la segunda temporada. Respuesta Evolutiva recuerda a Blade Runner, desde la trama y la visión de un futuro distópico, sólo que en lugar de los replicantes la historia habla de niños y reproducción humana controlada. La estética de la animación también recuerda la cinta de la cinta de Ridley Scott al escoger el sombrero y largo gabán para vestir a los policías.  

Lo más destacado sigue siendo la calidad de la animación, en los ocho episodios las propuestas y diferentes animaciones como en la primera temporada son uno de los grandes atractivos de la serie, aunque prevalece un estilo de animación hiperrealista que no deja de sorprender. Son cuatro las historias que para mi gusto resaltan en esta segunda temporada de la producción de Netflix.

Hielo no sólo tiene una buena historia sobre un futuro lejano con humanos modificados, no modificados, discriminación y los lazos de hermandad. La animación es muy llamativa y más en los terrenos de una animación más tradicional que en las demás animaciones y de una manera muy llamativa en tonos grises y azules va de la mano con la historia. En esta historia es el amor entre hermanos el que resalta.

Albino en el desierto es una historia de amor y esperanza entre dos seres marginados y diferentes en medio de una cacería motivada por la ambición de los seres humanos, los personajes principales condenados a la inmortalidad se aferran a la vida como cualquier mortal común y ordinario. 

El gigante ahogado es una historia que abandona la ciencia ficción por la fantasía en una animación que se convierte en una reflexión poética sobre la condición humana después de la muerte. 

La visita es para mi gusto la mejor de las 8 historias, una gran historia de humor muy negro y fantástica que le da un giro al clásico relato navideño y que se da el lujo de rematar la historia con una frase llena de humor que contrasta con el terror de la anécdota.

De manera tácita el tema que ronda varias de las historias es la eternidad ya sea como un hecho real que es característica de los personajes, como en Albino en el desierto donde es una característica de los dos personajes principales que por lo mismo se pueden considerar extra humanos, o en el caso de Respuesta evolutiva donde la premisa es una mayor vida, pero sin reproducción o en Hielo donde los humanos mejorados, sin que se diga en el corto también tendrían una mayor vida que en los humanos normales y eso sin contar ya con El gigante ahogado en donde la reflexión sobre la eternidad surge a partir del hecho real, irrepetible y efímero que es la vida. 

En una oferta de animación en la que abundan las repetitivas historias de superhéroes, animé y comedias simplonas, Love, Death and Robots es una de las mejores propuestas de la ciencia ficción y la animación. Un oasis para quienes gustan de historias únicas. Love, Death and Robots, es sin duda algo que vale mucho la pena ver.

Netflix anunció ya una tercera entrega a mediados de 2022, esperemos que sea de mucho más de ocho episodios porque Love, Death and Robots se quedó a deber a sus fans en esta segunda entrega.