En la nota anterior fueron las primeras 50 de estas lecciones, elaboradas por Chaz Wigley, presidente de BBH Asia y compartidas en el sitio bbh-labs.com. Aquí van las segundas 50:

  1. Sé honesto.
  2. Lo simple gana.
  3. No seas grosero con los clientes. Tampoco seas un “creep”. Sé alguien a quien respeten porque los podés ayudar a hacer las cosas bien.
  4. Escuchá a los clientes. Pueden estar diciendo algo muy importante aunque lo expresen pobremente.
  5. Hay una diferencia entre lo que la gente dice que hace y lo que la gente realmente hace. Observar esa diferencia es encontrar la verdad.
  6. Dale a tu marca un objetivo general.
  7. No hagas que las marcas para las que trabajás finjan algo que no son. La gente se va a dar cuenta. ¿Salvadores del mundo o capitalistas desalmados? Sé honesto.
  8. Los supuestos valores de la gente a veces están en conflicto con el precio que desean pagar.
  9. Trabajá adelantado al resto de la agencia. La colaboración es buena, pero vos sos el comienzo del proceso. Empezá el domingo a la noche y después sentite libre de irte más temprano el viernes.
  10. La gente no va a hacer ningún esfuerzo por “interactuar” con tu aviso. Nunca.
  11. Leé a Byron Sharp, Al y Laura Ries, Jack Trout, Michael Porter, Binet y Field. Necesitás conocer las bases de nuestro mundo.
  12. Leé a Bob Hoffman, Dave Trott, Peter Mayle. Necesitás reírte de nuestra industria y de vos mismo.
  13. Leé.
  14. Si las marcas para las que trabajás no creen en algo, no creen en nada. Y la nada no es memorable ni motivadora.
  15. Divertite con el trabajo diario. Los avisos tácticos están entre los más importantes.
  16. Sabrás instintivamente qué es lo mejor para una marca recién después de trabajar uno o dos años con ella.
  17. Los anuncios (y los briefs y todo, en realidad) sólo necesitan ser tres cosas: verdaderos, distintos y motivadores.
  18. Considerá el gran panorama histórico. El pasado, presente y futuro de la categoría. ¿Dónde estás posicionando a la marca en este continuum?
  19. Si te metés demasiado pronto en una tendencia, te va a pasar por arriba. Si lo hacés demasiado tarde, te va a pasar por abajo. El timing es todo.
  20. Tres preguntas fundamentales para hacerle a un brief: ¿Brand Share o crecimiento de mercado? ¿Clientes actuales o nuevos clientes? ¿Basado en la marca o en el producto?
  21. Si no es interesante para vos, es difícil que sea interesante para alguien más.
  22. El personal de la empresa del cliente debería estar tan excitado por la publicidad de su marca como los consumidores, y aún más.
  23. Tus mayores oportunidades estarán en las cosas más aburridas. Todos quieren trabajar en las marcas deportivas cool y nadie lo quiere hacer en la marca aburrida de un banco. Pero en realidad la marca deportiva ya lo hizo todo y la marca financiera tiene mucho por hacer.
  24. Con experiencia sabrás cuándo te estás repitiendo en la estrategia. Y cuándo no.
  25. El mundo está demasiado lleno de comunicación mediocre para las marcas. No contribuyas a ese basural cultural.
  26. En un mundo de mentiras, contar las cosas directa y claramente es muy poderoso.
  27. Nunca subestimes a tu target. No te ayuda en tu trabajo y ellos tienen sus razones para ver el mundo de esa manera, así como vos tenés las tuyas.
  28. Un profeta es siempre un forastero. Mientras más se aleje una marca de su pueblo natal, más permiso tiene para ser premium. En Holanda, Heineken es sólo una cerveza barata.
  29. La ambición, si va en pareja con los límites, es la mayor aliada del pensamiento creativo.
  30. ¿Cuál es la arquitectura de la marca de tu cliente, y por qué? ¿Tu trabajo encaja bien en ella?
  31. Cuando hayas llegado a la cima, no reescribas el brief creativo. A nadie le importa, son las discusiones lo que importa y no los papeles.
  32. Así como sabés qué representa la marca, también debés saber a qué se opone.
  33. No creas en la exageración publicitaria. Siempre pedí los números.
  34. ¿Cuál es el “consumer journey” de tu target? No te intereses sólo en sorprenderlo y deleitarlo, todo cuenta. Y a veces lo que más cuenta son las partes aburridas.
  35. Conocé el “qué hacen”, “cómo lo hacen” y “por qué lo hacen” de la marca de tus clientes. Si ellos no lo saben, ayudalos a definirlos.
  36. Hacete cargo de la importancia de codificar la marca para las futuras generaciones.
  37. Si seguís sólo un modelo, sólo tendrás una clase de respuestas.
  38. Si es una “best practice”, entonces hay un montón de gente que ya lo está haciendo.
  39. Tu cerebro, como el de todos, no está diseñado para ser creativo. Es una máquina de reconocer y clasificar patrones. Necesitás sacarlo de ese modo si querés hacer algo fresco.
  40. Los medios diferentes son procesados por el cerebro de manera diferente. La palabra escrita es lógica y activamente procesada. La imagen en movimiento es emocional y pasivamente procesada. Palabras = pensar. Imágenes = sentir.
  41. Necesitás vender ahora y en el futuro. Esto es comercio vs. marca. Lograr el balance perfecto es importante.
  42. Coca-Cola lo hizo bien. La marca ideal es a la vez “top of mind” y fácilmente obtenible físicamente. Hacé que las cosas sean bien conocidas y fáciles de comprar.
  43. La verdadera batalla está en el alcance y la penetración, no en la lealtad y la frecuencia.
  44. El brief más simple: ENTENDER (el público y el problema), HACER (la acción que solicitás), PORQUE (aquí va tu estrategia)
  45. El más simple propósito de marca: EN (nombre de la empresa) CREEMOS QUE (valores/propósito) Y POR ESO (acción)
  46. Alejate. Necesitás espacio y tiempo para ver si tu respuesta es buena o no.
  47. Caminá. Caminar es como darse una ducha. Libera la mente.
  48. Robar de otros mundos del trabajo humano lleva a un pensamiento más fresco. Mucho más que robar de otros casos de estudio publicitarios.
  49. El pensar de manera distinta es intensamente rechazado al principio. No creas en el brillo de los avisos de Apple: a esas personas las odiaban.
  50. Si lo das todo, vas a descubrir que también estás recibiendo más.

(Fuente: bbh-labs.com)