Algunas de las imágenes más perdurables de la cultura popular de las últimas décadas provienen de tapas de álbumes. Ya con pensar unos segundos en el tema, son varias las tapas que se nos vienen a la memoria: tapas de discos de los Beatles, los Rolling Stones, Pink Floyd, Nirvana, Yes, Bob Dylan, en fin, miles. Pero ¿cuál fue la primera?

Parece que la realizó un diseñador llamado Alex Steinweiss, nacido en Nueva York en 1917 y contratado por la compañía Columbia en 1939. Hasta existe un libro escrito por Kevin Reagan que define a Steinweiss como “The Inventor of the Modern Album Cover”. Lo primero que hizo el diseñador fue crear pósters con los lanzamientos de la Columbia: gracias a la radio, la industria musical pasaba por un enorme auge. Pero más tarde diseñó la que se considera la primera tapa de la historia, para el disco “Smash Song Hits”, con música de Richard Rodgers y Lorenz Hart, interpretada por la Imperial Orchestra. La tapa es una marquesina con los nombres de los artistas. Estas primeras portadas eran muy sencillas: sobres de cartón con un orificio central para ver el título del disco y la información de la compañía. Steinweiss trabajó durante 34 años en la Columbia, diseñando tapas para obras de George Gershwin, Cole Porter, Bob Sharples, y muchos más.

 width=

Una de sus tapas más célebres es la del álbum de 1942 “Emperor, Piano Concerto Nº 5”, la obra de Beethoven. La celebridad del diseño se debe a que muchos consideran que fue la inspiración para una de las carátulas más famosas de todos los tiempos: la de “The Dark Side of the Moon” de Pink Floyd.

Alex Steinweiss murió en 2011, a los 94 años. Hoy, cuando las tapas ya no son tan memorables debido a los nuevos formatos para consumir música, valía la pena recordarlo.

(Fuente: tn.com.ar)

 width=