Ustedes son jóvenes, pero en la década de 1980 la banda Genesis sonaba en todos lados. Luego de su “reinvención” tras la salida del cantante Peter Gabriel y el guitarrista Steve Hackett, el grupo se convirtió en un trío con la voz líder del baterista Phil Collins, y editó una serie de álbumes muy diferentes de lo que venían haciendo (más “pop”) y con enorme éxito.

Uno de esos discos fue “Invisible Touch”, de 1986. Genesis salió de gira para promover el álbum, y el tour fue patrocinado por la cerveza Michelob. Los músicos filmaron un comercial para la marca, en el que aparecían tocando el hermoso tema “Tonight Tonight Tonight”, incluido en el disco, en un bar. Nadie pareció darse cuenta de que, en realidad, la canción cuenta la historia de un drogadicto desesperado por conseguir una dosis. Realmente no sonaba como el tema ideal para acompañar un comercial que vendía una sustancia adictiva…

 

Esta es parte de la letra: “Tengo algo de dinero en mi bolsillo, listo para quemar, no recuerdo dónde lo obtuve pero te lo tengo que llevar; por favor contestá el teléfono porque sigo llamándote pero nunca estás en casa, ¿qué voy a hacer?” Al final el narrador de la canción pide ayuda a los gritos: “Sacame de aquí, por favor sacame de aquí, ayudame, yo haré cualquier cosa, cualquier cosa si me ayudás y me sacás de aquí”.

Es cierto, los muchachos de Genesis no eran las únicas rock stars que aparecían en comerciales de bebidas: David Bowie, Tina Turner y Michael Jackson hicieron avisos para Pepsi, Paula Abdul vendió Coca-Cola, y Eric Clapton también protagonizó un anuncio de Michelob. Billy Joel se refirió a esta situación con acidez en su tema “We Didn’t Start the Fire”, en el que hablaba de las “rock and roller cola wars”. A manera de paradójico remate, Phil Collins reconoció más tarde que tenía un problema de alcoholismo que casi lo mató (hoy está recuperado, por suerte).

Hace un tiempo escribí una nota sobre el uso que hizo Mercedes-Benz de la canción de Janis Joplin llamada, justamente, “Mercedes-Benz”. Este es otro ejemplo de publicitarios y anunciantes que deciden usar determinadas canciones sin detenerse a leer lo que estas dicen.

(Fuente: Rolling Stone)