Todos soñamos con ser nuestros propios jefes, con no tener horario ni pedir permiso, cosa que olvidamos cuando por fin nos aventuramos a emprender, y es aquí donde la realidad nos cachetea, emprender no es fácil, no se trata de trabajar menos, al contrario; es posible que debas dedicar muchas más horas y hasta que el primer año solo alcances a pagar las cuentas, pero de eso se trata ¿no? Muchas grandes corporaciones iniciaron así, se declararon en banca rota, fueron embargadas, tuvieron momentos difíciles y pérdidas como naturalmente puede suceder, pero eso no les impidió continuar con el reto, y ahora, son tantos los ejemplos que podemos mencionar y que nos sirven de referencia si en el camino llegamos a dudar.

Con todo esto no quiero decir que todos los emprendimientos sean exitosos, sin embargo muchos de los que fallan no tenían clara la idea de negocio que necesitaban, si están pensando en asumir este reto tomen en cuenta que la idea además de ser útil, debe atender y solucionar una problemática, así que se deben enfocar principalmente en conocer al público ideal (real), y para definirlo deben tomar en cuenta aspectos como: geografía, poder adquisitivo, interés sobre el producto, etc.

La idea tiene que destacar y debe darse a conocer en el momento apropiado, siempre evaluando el entorno social, económico y político del país. Debe quedarle súper claro a los consumidores las formas para poder adquirirlo, entender la propuesta de negocio. Sus ideas de negocio deben aportar algo innovador, mejorar o dale algo nuevo al sector donde se están adentrando. Es recomendable preguntarse ¿qué puedo proponer que no esté ya en el mercado? Esta novedad debe medirse pero primero hay que determinar si será una novedad geográfica, sectorial, tecnológica etc.

Y por último, toda idea de negocio debe ser realizable, factible, posible o como quieran llamarla, determinen lo que necesitan y lo que tienen para hacerlo, en una situación donde no se pudiera encontrar una solución lo ideal es, modificar la idea de negocio hasta cambiar el panorama.

¿Se animan a emprender?