La agencia Conill creó una emotiva campaña para Toyota Camry, donde el trabajo fue dirigido por el reconocido director Armando Bo, la co-dirección de Luciano Urbani y producido por Rebolucion Los Ángeles.

La campaña cuenta la historia de dos hermanos cuyo espíritu competitivo culmina en una oportunidad única en la vida de competir entre sí, en el famoso circuito de Mónaco. Sin embargo, a lo largo de los giros y vueltas de la competencia, los hermanos descubren que su amor por el otro supera su competitividad.

Diego Yurkievich, Director Creativo Ejecutivo, señaló: “El Camry es el abanderado de Toyota que representa el alma de la marca. El vehículo destila estilo y es divertido de conducir, por lo que es un catalizador de experiencias únicas. Los consumidores tienen una relación muy especial con Camry, un verdadero amor por la marca y el auto. Tuvimos que llegar a esos sentimientos profundos y sentir que fue la mejor manera de expresarse a través de una relación real que trasciende las palabras y el lenguaje. Una conexión emocional en el sentido más puro”.

El comercial fue dirigido por Armando Bo –el ganador del Oscar como guionista en Birdman-, la versión de 90 segundos de “Mónaco” captura de manera impresionante la unión emocional entre los hermanos.

La versión extendida del comercial se lanzó en YouTube y en otros medios digitales. Los de 30 y 15 segundos se están ejecutando en las redes, junto con los “non skippable youtube ads”.

La producción tuvo lugar durante cuatro días de rodaje que requirieron múltiples cámaras, Russian Arm y drones aéreos.

En cuanto a la banda sonora, ésta se complementa a la perfección con el trabajo, y cuenta la narrativa a través de un swing de jazz clásico que recuerda a los grandes cantantes populares de mediados del SXX. Producido por Personal Music en Miami, la música fue grabada por el ganador del Grammy Alexis Estiz y Alberto Slezynger.