Probablemente, mucha gente entró a ver este artículo para conocer los “milagros de la gelatina”, y la verdad es que mientras pensaba qué escribir, estaba comiendo gelatina y se me ocurrio hablar de  creatividad. T­­odos los días reviso mis redes sociales, por lo menos tres veces al día, buscando información nueva, hablando con uno que otro amigo (a), compartiendo cosas que para mí son interesantes o simplemente me divierten, etc. Pero muchas veces, me encuentro con artículos que sinceramente… me cuestionan sobre el comportamiento humano y la cantidad de sandeces que solemos decir con tal de atraer al público.

La creatividad es un proceso mental que nace de la imaginación, es la capacidad de crear e innovar; es la respuesta a estímulos olfativos, visuales, sensoriales y auditivos. Y aunque es verdad que no todos nacemos con un nivel exactamente igual, es un proceso que por medio de diferentes actividades, ayudan al cerebro a ser cada vez mejor en este camino. Es una habilidad natural del ser humano.

Por lo tanto, si alguien me pregunta mi secreto para ser creativa, les respondería: “comer gelatina” agregando algunas palabras inventadas que justifiquen mi respuesta, y muy seguramente algunos lo harán, porque los he condicionado a practicar una actividad que supuestamente los ayudará a ser mejores en esto, y tal vez los motive a pensar de forma diferente. Pero la verdad es que eres tú quien decide cómo ser creativo, buscando la opción más acertada para mejorar esta habilidad, una que te apasione y te lleve a indagar nuevas posibilidades de ver el mundo. Por eso siempre notarás una gran diferencia creativa en las personas que viajan, conocen gente a diario, leen, escuchan o hacen música, practican deporte y realizan un sin fin de actividades que estimulan el pensamiento y los relaja. Para mí, ser creativa es una motivación constante, que me ayuda a mejorar los procesos para alcanzar mis objetivos. Divertirme y disfrutar de cada pequeño conocimiento que puedo recibir de todo lo que me rodea, es lo más importante para inspirarme.

Según Howard Gardner, psicólogo, profesor e investigador de la Universidad de Harvard, el ser humano desarrolla ocho tipos de inteligencia: Lingüística, lógica matemática, Naturalista, interpersonal, intrapersonal, visual espacial, musical y corporal cinestécica (Teoría de las inteligencias múltiples), las cuales cada quien desarrolla de distinta manera, enfocándose especialmente en una, pero sin dejar de lado el conocimiento de las otras. Esto nos lleva a entender que todos podemos ser creativos e inteligentes, lo que necesitamos es tomar la decisión de querer serlo, guiarnos por lo que más nos guste, fijarnos una meta, empezar a investigar y finalmente desarrollar nuestra gran idea.

Así que, deja de creer en cuentos y milagros sobre la creatividad, la inteligencia y cualquier tipo de tema, pues comer gelatina no te hará más creativo, a no ser que vendas este producto y necesites herramientas para ofrecerlo, logrando así, hacer una investigación que te abra el camino para saber los usos de la gelatina, el comportamiento del grupo objetivo, los lugares donde más se consume, etc, basándote en teorías que te lleven a tener mejores resultados. La clave está en interactuar y recoger el mayor conocimiento posible.

“La creatividad no es una cualidad de la que estén dotados particularmente los artistas y otros individuos, sino una actitud que puede poseer cada persona”.Fromm (1959)

AUTOR

Paula Lorena Rodriguez Guerrero

Emprendedora en proceso, publicista y fotógrafa. Mente creativa desupervoces.com. Melómana y cantante frustrada. Apasionada por las letras y los buenos contenidos. Sígueme en Instagram y Twitter: @paurodri92Linkedin: http://bit.ly/1xpfXy0

Imagen cortesía de iStock