Sabemos que para identificarnos debemos tener una buena marca, una buen logotipo que transmita nuestros objetivos. Esa identidad debe ser versátil, es decir, debe adaptarse a cualquier contexto. Bueno, aquí unos consejos a tomar en cuenta para nuestro logotipo en social media:

  1. Ser conscientes del espacio. Podemos decir que en el contexto “social media” la forma debe ser geométrica ya sea un círculo o un cuadrado perfecto. Esto significa que una característica del logotipo es que tiene que adaptarse a estas formas para que pueda ser más funcional. Además, debe poder reducirse a espacios pequeños.
  1. Ser consistente. Esto es básico, si se planea proyectarse en social media seguramente contemplaremos más de tres sitios sociales, así que tengamos en cuenta esto: puede adaptarse, pero, debe percibirse como si fuera la misma imagen identitaria en cada página social. Aquí puedo señalar también, que tampoco es conveniente modificar el logotipo o la imagen de forma reiterativa, sería perder esa consistencia y la identificación de la audiencia.
  1. Uso de texto y gráficos separados. Es mejor, para adaptarlos a distintas necesidades, que se planee el diseño de los elementos por separado. Al final se podrá decidir si la imagen se queda solo como texto o como gráfico, o si preferimos fusionarlos.
  1. Simplicidad. Lo sencillo es lo mejor, recuerden que menos es más. Evitemos que la imagen se sature, será mejor para la pregnancia (identificación, recuerdo) de la audiencia.
  1. Límite de colores. Tengamos una combinación de dos o tres colores como máximo, igual que el punto anterior esto trabaja mejor en la identificación de la audiencia.

El impacto de una buena imagen puede verse reflejado de muchas maneras, por ejemplo en el aumento de seguidores o también en el aumento del número de contenido que se comparte. Un buen logo muestra una imagen profesional y genera confianza con los usuarios, credibilidad. Y esa es la clave para cualquier estrategia dirigida a la web 2.0. Así mismo, se debe motivar una mejor relación con los usuarios o clientes, y justo el social media es un canal que puede beneficiarnos en ese sentido. En cualquier contexto, el logotipo debe planearse cubriendo necesidades y objetivos específicos, la web dos cero es justamente un vínculo entre las interacciones, servicios y contenido que se generan.

Me despido, soy Erika.

Hasta la próxima bye-bye.

Imagen cortesía de iStock