No es ningún secreto, esta época está marcada por el marketing. Y cada vez se extiende más.

Cuando era niño, recuerdo que mis padres ponían el pinito el día 15 de diciembre. Después se extendió para el 1 de diciembre. Y hoy, no llegamos a mitad de noviembre y ya hay quienes adornaron sus casas. Y qué bueno, porque como industria, nos conviene.

Se viene una de las épocas con mayor movimiento económico, movido por el sentimentalismo.

Y los que andamos en esto, seguramente ya tenemos listas nuestras campañas. A mí siempre me gustó como ejercicio imaginar los comerciales de las épocas navideñas con textos como: “oye, dame tu aguinaldo, aquí, aquí, te doy estos productos a cambio de él”.

Sí, los publicistas lo vemos desde otro punto de vista, pero también es nuestra navidad, y es un gran desafío, pues es cuando más competencia tenemos en los medios y hay que saber destacar.

¿Cómo darle la vuelta a los anuncios cliché de Santa Claus? He ahí nuestro gran reto. ¿Cómo lo harán ustedes?

Imagen cortesía de iStock