Desde sus inicios, la publicidad ha sido catalogada (por algunos), como una profesión fácil, inútil, manipuladora, engañosa, entre otros adjetivos desagradables. Por supuesto, estamos hablando de personas con un criterio limitado que carece de fundamentos y sobre todo de información.

Sin embargo, los directamente comprometidos con esta profesión valoramos cada uno de sus diversos aspectos, pues sabemos los grandes beneficios y enseñanzas que dejan tanto ser emisor como receptor publicitario, ya que, dedicarte a vender ideas involucra estar en constante crecimiento intelectual y cultural.

Debido a esto, es importante resaltar que, no solo se trata de persuasión que deriva en incremento de ventas, sino también, persuasión que resuelve problemas sociales e impulsa a la comunidad a mejorar su día a día.

Existe una gran variedad de ejecuciones en donde la publicidad es de gran utilidad para hacer conciencia sobre determinadas situaciones, por lo regular, las que involucran algún desorden emocional. Es ahí donde la unión de la psicología del consumidor, el Neuromarketing y otras ciencias podrían ser capaces de crear una dinámica que, poco a poco funcione como terapia.

La idea es planear una estrategia en base a estudios neurocientíficos que brinden conocimientos profundos del cerebro y los estímulos físicos del ser humano para detectar con exactitud las áreas de oportunidad.

Un buen comienzo son las campañas sociales; su contenido rico en insights es ideal para tocar hasta los corazones más duros al tener un alto impacto que deriva en identificación, conexión emocional y posteriormente un engagement.

Al hacer una selección de campañas sociales de acuerdo al problema que se intenta resolver, los “pacientes” expuestos a todo este material lograrán una motivación que mejore su calidad de vida y los hará tomar consciencia sobre el problema que padecen para así, persuadirlos a un cambio de actitud, siendo este uno de los principales objetivos.

La psicología va muy de la mano con la publicidad y el marketing, por lo que, unirlos más en función de la salud mental es una estrategia con mucho potencial. En fin, mientras esto ocurre, les comparto algunas campañas sociales con mensajes persuasivos:

  1. Bald Cartoons:

  1. Guns with history:

  1. Derribemos los prejuicios:

https://www.youtube.com/watch?v=y10u_THQ7w0

  1. Violencia Familiar:

  1. Dove Choose Beautiful:

https://www.youtube.com/watch?v=7DdM-4siaQw

Para que esto pueda ser implementado, es necesario una ardua investigación y estudios de medición que puedan garantizar la efectividad, sin embargo, es una teoría que ayudaría en gran medida a la sociedad, por lo que vale la pena ser considerada.