Cualquiera puede escribir, pero no cualquiera es copywriter

Si me preguntara como definir mi profesión diría que para saberlo querido lector, tendría que ponerse a dieta.

Siga a su mesa de trabajo, el mesero le llevará su respectivo Brief, tenga siempre algo con qué escribir.

Se recomienda una gran cantidad de creatividad en ayunas, esto ayuda a un mejor funcionamiento del cerebro y reduce el estrés.

LA DIETA DEL COPY:

  • Empiece con una entrada de investigación de marca y agregue una pizca de lenguaje del producto. Es recomendable una gran cantidad de conocimiento del target; necesita saber a quién le va a hablar.
  • Acompáñela con referentes del tema que va a trabajar, de todo tipo, procure en este punto siempre probar cosas diferentes. Cuñas, textos, vídeos de toda índole, premios, piezas, redes sociales. Tenga el gusto de empaparse del tema.
  • Ahora sí, deje volar su imaginación y prepárese para el plato fuerte ¡la gran idea!
  • Cuando le llegue el pedido tiene que saber si ese es realmente su plato, o si prefiere comer otra cosa totalmente diferente, pero usted sabrá qué es lo que quiere porque huele increíble.
  • Condiméntelo con bastante inspiración, esto le dará ese toque especial que tienen las grandes ideas.
  • Luego de la digestión creativa, ahora sí puede escribir en la factura, hágalo de una forma concisa y clara, tiene que venderse solita.

Ojalá querido lector, tenga la oportunidad de recibir un postre que brille en forma de León.

Imagen cortesía de iStock