¿Qué sucede cuando deseamos cierto producto? Muchas veces, más allá de racionalizar su utilidad, nos dejamos influenciar por su marca, pues ésta se traduce en confianza, y sobre todo, status.

Esto se llama Branding, ¿y saben qué? aplica para casi todo, incluso para nosotros como personas.

En un mundo tan competitivo, nosotros también somos una marca, una marca que se vende, porque no se nos olvide que todo en nuestro sistema, es venta.

Y aplica en todos los niveles: desde la gente que vende cosméticos por catálogo, hasta los dueños de las concesionarias de autos, y los profesionistas buscando empleo; vaya, aplica hasta para buscar pareja. Se trata de vendernos lo mejor posible para conseguir un objetivo específico.

Y es que, no nos comportamos de la misma forma en una reunión de amigos, que en una entrevista de trabajo, ni nos vestimos igual, ni nos expresamos igual. Esto se debe a que jugamos roles.

Identifiquemos a nuestros modelos a seguir. ¿Cómo se visten? ¿Cómo hablan? ¿Qué objetivos tienen? No necesitamos copiar, sólo inspirarnos, y deducir nuestra propia personalidad en base a nuestro estilo y nuestros gustos. Partamos de ahí para establecer nuestro plan, para hacer nuestra marca más fuerte que por consecuencia, nos abrirá más oportunidades.

Al final del día, la vida es un gran juego, y tú, ¿qué rol quieres jugar?

Imagen cortesía de iStock