Primero que nada, sé que estoy tocando un tema que debe tratarse “con pinzas” probablemente ni siquiera debería tocarlo, pero me aventuraré a hablar de la política enfocada en sus estrategias de marketing en tiempos de elecciones.

Me he encontrado desde candidatos como #YoBailoConRulo, con su interpretación de “El Serrucho” en versión electoral, videos de partidos políticos ofreciendo dinero, despensas y demás “favores” a cambio de su voto, guerra de bots generando trending topics como #EsasSonPringaderas o #PaMochesLosDelPan, candidatos llenando las calles de folletería que solo genera contaminación (especialmente algunos partidos que se dicen “ecologistas”, entre tantas y tantas campañas electorales desastrosas y poco productivas.

Este tipo de prácticas, a pesar de para mi tener una falta de ética y profesionalismo, están siendo ejecutadas con órdenes del cliente, con instrucciones precisas que una agencia o persona están acatando al pie de la letra por lo cual no les corresponde en gran parte de las ocasiones, generar un juicio de valor o aportar para una mejor campaña.

No me resultan para nada extrañas estas campañas electorales y es por una cosa que se ejemplifica en el marketing digital: Para tener una buena estrategia online, debes tener una mejor estrategia offline. Recordemos que a estas alturas del partido, existe mucha información en internet, situación que puede resultar útil para algunas personas y contraproducente para otras, caso que le corresponde en gran cantidad a la política.

Los candidatos relacionados a partidos políticos principalmente grandes, se pueden ver envueltos en escándalos internos del partido y esto puede resultarles poco favorecedor o peor aún, los mismos candidatos pueden tener su propia información negativa en las redes. No les queda otra opción que generar campañas sin valor agregado ni contenido de fondo y utilizar herramientas que más allá de impulsarlos, prefieren demeritar a la competencia.

La mejor manera de generar una campaña electoral sana y productiva, es generar propuestas de valor, propuestas que conozcan a la perfección las necesidades de su región y las puedan cubrir al cien por ciento, tener una carrera política digna de un candidato y sobre todo: “No tener cola que les pisen”. Les aseguro que le facilitarían mucho a su agencia de confianza, poder brindarles una estrategia excelente y que los llevará a la victoria.

Solo de esta manera se puede lograr, es cuestión de priorizar las necesidades de tu país y posiblemente así no tendrán que seguirse generando campañas en redes sociales con “bots” o peor aún, desacreditar a la competencia en spots y contenido digital en lugar de dedicarse a lo suyo, ¿no creen?