El arte milenario de la adivinación invade los terrenos de la publicidad. Cartas de Tarot, bolas de cristal y cualquier elemento que nos ayude a ver el futuro se encontrarán en nuestros escritorios. El verdadero “misticismo” publicitario está llegando a su edad dorada: trabajar sin brief.

Esta es la realidad de muchos y una de las razones por la que ahora varias agencias que se encuentran buscando talento ponen entre los requisitos la tranquilizadora frase “tolerancia a la frustración”.

Así es estimados, ir descubriendo en cada paso de la mano del cliente y ver hacia donde vamos mientras avanzamos. No saber nuestro destino. Aventurero. Muy aventurero para una marca el irse de mochilazo, al ahí se va. Este tema toma el disfraz de “veámoslo como oportunidad para proponer”. Pero ¿cómo guardar la objetividad al presentar una campaña sin su contra brief? Se vuelve demasiado subjetivo, la labor de venta es el enfoque y el gusto personal del cliente la herramienta para decidir.

Crear con los ojos vendados. A veces obtenemos respuestas tan genéricas que son equivalentes al silencio, porque no nos revelan la estrategia, ningún insight.

¿Qué nos ayuda para hacer posible la creación de una campaña? La experiencia de la agencia, de los creativos, el expertise en la marca, el conocimiento en la categoría y preguntar hasta que duela. Aquí es donde las fronteras están cayendo entre el departamento de mercadotecnia y la agencia de publicidad. En espíritu y mente estamos codo a codo trabajando, enviando mil dudas por mail, creando conference tras conference, hasta para los requerimientos más básicos como las medidas de un díptico, con el fin de construir el brief o lo más cercano a uno.

Pero tenemos que seguir preguntando, no importa que el departamento de cuentas nos odie y el cliente nos alucine, porque el resultado de nuestro trabajo con un buen brief nos dará la razón, con resultados, con reconocimientos, y en ese festejo no recordarán cuanto “los molestaste” con tus dudas, porque el aplauso será para todos.

Imagen cortesia de iStock