Leyendo al autor Guy Julier (en su libro La Cultura de Diseño) y a otros especialistas en Foroalfa, me he dado cuenta que la percepción del diseño no se ha modificado mucho, todavía permanece como un oficio que se centra principalmente en el objetivo de convencer al usuario a consumir algo, sean imágenes, mensajes o productos, pero, bueno aquí les dejo mi reflexión…

La “cultura del diseño” como la visión que se tiene de nuestra profesión, me parece que desde siempre ha tenido la misma perspectiva de la audiencia y el concepto puede estar equivocado. Veamos, primero se llega a percibir como una disciplina que se liga directamente al consumismo, lo cual empieza a minimizar el objetivo de nuestro oficio.  En consecuencia, es visto como un generador de imagen, de estatus, de necesidades de uso o pertenencia, sin embargo habrá que subrayar que el diseño es mucho más que un vínculo hacia el intercambio comercial.

El diseño no solo está ligado a una estrategia de marketing, o publicidad… como lo veo también es un generador de conocimiento, es la entrada de la información que configuramos y el mensaje que se proyecta se va transformando en un reflejo de nuestro propio entorno y cultura, es una interacción entre sociedad, información y percepción, verlo dirigido solo como un apoyo hacia el “consumo desmedido”, es como tener una visión simplista de la disciplina.

Una vez escuché decir al maestro Norberto Chaves, que incluso nosotros mismos como diseñadores no teníamos clara nuestra visión acerca del diseño, como oficio es tan complejo que la disciplina no funciona por sí sola, debemos aprender a mirar hacia otras áreas divergentes, además de apoyarnos de las artes visuales para trabajar en conjunto. El objetivo (ideal) es comunicar y lograr una función que pretenda armonizar en la sociedad generando reflexión y conciencia en los usuarios, no solo se trata de resaltar las características y beneficios de los productos, sino también de generar experiencias o un valor agregado.

Es necesario que la cultura del diseño (o su percepción) no se encierre en la individualización del consumo o en los diferentes estatus que se genera en el público, también es importante abrir el panorama de nuestro campo como una forma de expresión, como un espejo de nuestra sociedad para generar reacciones positivas en los individuos.

Afortunadamente, a mi parecer, hoy se está logrando cambiar esta apreciación y mucha de la motivación a mejorar este campo, proviene de una transición que nosotros mismos estamos viviendo, es decir, creo que hoy buscamos ser proactivos dentro de nuestro rol en la sociedad, buscamos ser emprendedores y generar más iniciativa dentro de nuestras áreas, queremos generar más reflexión incluso nuevos “discursos”, pero obviamente si deseamos que cambie realmente esta cultura, debemos seguir mejorando nuestra propia visión sobre este oficio tan noble y complejo, ¿ustedes que opinan?

Imagen cortesía de iStock