Todos los días paso por la construcción de un puente que nos ayudará a tener menos tráfico en unas de las salidas/entradas de Villahermosa. El proceso ya lleva varios meses y el tráfico que ocasiona (irónicamente), es terrible.

Pero hay más que deseo contarles. Quiero que esta vez en lugar de solo platicarles cosas, hagamos un análisis de la relación entre la construcción de ese puente y la construcción de una empresa. ¿Les parece? *Nadie le contesta*

Ok, empecemos entiendo que las dos edificaciones necesitan esfuerzos, tiempo y mucho trabajo para que sucedan. Por el lado del puente se necesitan maquinarias pesadas, mucho material de construcción, muchas personas y un plano que se debe seguir al pie de la letra.

Por el lado de la empresa se necesitan tener ideas pesadas y centradas, muchas ganas de materializarlas, personal comprometido y un plan que se debe respetar para hacerlo realidad.

(No se queden leyendo, anoten)

Además de esos gigantescos elementos, se requieren de pequeñas acciones que son igual de importantes para lograr el objetivo. Les cuento esto porque después de varias semanas de pasar junto a la construcción puedo entender que el rol de cada trabajador es necesario, aunque pareciera lo contrario.

Les explico: hay días que paso y veo a varios trabajadores doblando varillas. Y ya, No parece mucho pero cuando regreso por las noches o al día siguiente, esas varillas ya están listas para convertirse en un soporte, un pilar o un muro.

Con las empresas pasa igual, no siempre se trata de salir a vender, a cerrar tratos, a revolucionar el mundo, a veces se necesitan de cosas pequeñas que ayudarán al crecimiento. Tal vez una tarde se le dedica el tiempo y esfuerzo a actualizar el sitio web, tal vez se escribe un post sobre un tema de interés, quizás un video contando los resultados de una campaña. Cualquier acción que se haga en pos de una mejora, es una gran ventaja.

Un detalle muy importante que con el que quizá debí empezar son, los contratos. Estos documentos recopilan derechos y obligaciones que dos o más partes contraen para celebrar un acuerdo, con la característica de que se pueden convertir en la muerte o la salvación de una construcción.

Las construcciones necesitan estar seguras y las empresas también. Por eso, tener un contrato bien redactado y firmado es parte de un comprometido levantamiento. Créanme, LO ES. Tanto lo es, que es una de las principales omisiones que se hacen al emprender. Pero ese es otro tema de otro post.

Los horarios de trabajo también son factores en que una cimentación y la creación de una empresa coinciden. A menudo me toca ver grupos de trabajadores en la madrugada, los sábados por la tarde, los domingos en la mañana, hasta días festivos.

Sé que ya relacionaron eso con las empresas.

Quién haya intentado o logrado construir una empresa me entenderá completamente. NO HAY HORARIOS. Ni días festivos, ni vacaciones “normales”; todo se vuelca a las necesidades de la empresa bebé. Y con justa razón, se depende del interés y concentración de los involucrados para que salga bien ni ocurran accidentes.

Las similitudes entre estos dos acontecimientos continúan y podríamos añadir más. Por ahora solo analizamos las representativas para demostrar que podemos aprender sobre marketing y administración hasta en una construcción.

Recuerden que el éxito que esperan está en los grandes elementos y las pequeñas acciones, no hay una jerarquía que priorice a uno, así que atiéndanlos por igual.

Les aseguro que cuando el puente quede terminado, las esperas y los corajes habrá valido la pena. Les aseguro que cuando la empresa que están construyendo crezca, festejarán por el logro y repetirán para mejorar.

AUTOR

Daniel Toledo

Lic. en Marketing y Publicidad, pero siempre se ha sentido más publicista que mercadólogo. Actualmente es empleado operativo en su propia agencia de publicidad llamada targex publicidad, en la ciudad de Villahermosa, Tabasco. 
 
Le gusta ayudar a los que se dejan. 

Soy @eljimmytoledo y me gustará conocer sus comentarios.