Cada inicio de año, todos nos ponemos nuevas metas que cumplir o solemos reciclar aquellas promesas que no cumplimos. Lo cierto es que el comienzo de un nuevo año motiva a todos para realizar un cambio. Éste es un ejercicio sano y útil si en verdad cumplimos con nuestros propósitos. Y para colaborar con que los cumplas hemos decidido realizar una lista de pequeños consejos para este año nuevo.

Crece paso a paso. Lo importante es empezar a mejorar, para llegar a tus metas es vital hacerlo a un buen ritmo. La vida es una carrera de resistencia, no de velocidad. La clave del éxito laboral y personal es la constancia.

No dejes las cosas para mañana. Comienza a realizar las acciones necesarias para mejorar, el mejor día para emprender se llama HOY.

Ama tu trabajo. Sí, a veces diversas circunstancias no atan a permanecer realizando una labor que no es del todo de nuestro agrado, pero esfuérzate por disfrutar lo que haces, sino cambia de profesión. Amar tu trabajo beneficiará a tu crecimiento y al de tu empresa.

Pon atención a tus relaciones. Llámense laborales o personal, atiende las relaciones que has forjado, recupera aquellas que has ido perdiendo, conoce nuevas personas y haz nuevos colaboradores. Ningún hombre es una isla.

Sigue aprendiendo. Durante el año tendrás éxitos, pero también fracasos y decepciones, lo mejor es aprender de cada experiencia. No te limites, siempre habrá algo que desconozca que podrá hacer pequeños cambios benéficos en tu vida.

Atrévete. Todos somos creativos, todos tenemos ideas brillantes, la clave es hacerlas realidad. No compartir una idea es igual a no tenerla. Pon en marcha tus ideas y no desistas.

Prioriza. La clave de una vida exitosa no radica en cuanto dinero entra en tu bolsillo (o al menos no debería serlo). Las prioridades son importantes para disfrutar de la vida. Esfuérzate en tu trabajo pero recuerda que el éxito no vale nada si no hay alguien con quien compartirlo.

Ayuda. De nada sirve el conocimiento que no es compartido, colabora. Acércate a otras áreas y coopera con tus habilidades, tu gratificación será el aprendizaje.

Sé proactivo. Propón, adelántate a los hechos. Ningún cliente, jefe, amigo, familiar se quejará si tienes iniciativa, si demuestras interés por lo que haces y das más de lo esperado. No tienes nada que perder y hay mucho que ganar siendo proactivo.

Sé feliz. Disfruta de los pequeños detalles que tiene la vida. Este es el mejor consejo para el año y para tu vida. Date cuenta de lo afortunado que eres al tener lo que tienes y disfruta cada logro por pequeño que sea.