Todos, en algún momento de nuestra vida, nos tenemos que afrontar a una decisión, que si bien, no es la más importante, sí es una de las más trascendentales: ¿Qué diablos vamos a estudiar?

Admitámoslo, no es algo tan sencillo. En muchas ocasiones la dificultad de no saber en dónde nos podemos desarrollar no radica en que no nos guste nada, sino que creemos que si estudiamos algo, tenemos que encajar en el molde que viene con la carrera. Si eres Médico, tienes que trabajar en un consultorio o si eres Chef, en una cocina de restaurante. ¿Por qué cerrarnos a tantas opciones que existen?

En el mundo de la Publicidad y todas las profesiones que se dedican a la creatividad, es vital comprender que a lo que podemos dedicarnos va mucho más allá del campo de trabajo que nos muestra una universidad en su plan de estudios. Tenemos la fortuna de estar en una profesión en la que entre más innovemos y cambiemos la forma en que se trabaja, es mucho mejor. Así que, ¿por qué no sacarle provecho a este don? Hay un mundo de posibilidades allá afuera y si te apasiona lo que puedes hacer terminando de estudiar, transforma tu carrera, cambia lo que está establecido. Verás los resultados tan increíbles que puedes lograr.

Algo que debo decirte, es que en ninguna escuela te enseñarán a cómo sobresalir o te darán la clave para hacer las cosas diferentes. Las herramientas estarán ahí, pero todo depende de cómo tú tratas de innovar y darle la vuelta a lo que ya existe. Albert Einstein en algún momento dijo “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, así que no tengas miedo de hacer las cosas diferentes. Las mejores ideas han salido de personas que se han atrevido a pensar fuera de la caja que nosotros mismos nos ponemos y que se han arriesgado aun sabiendo que pueden caer. Y vaya que muchas veces tropezaron, no una sino quince veces. Pero al final del día, los tropiezos no son caídas, son pequeños pasos que nos llevan poco a poco, a ese éxito tan anhelado.

Así que la siguiente vez, no pienses en cómo la carrera te va a formar como profesionista en el futuro sino en qué vas a aportarle tú a ella para enriquecerla y mejorarla. Creo que ya es tiempo de quitarnos la idea de “un perfil de egreso” o un estereotipo a seguir. Seamos el modelo que los demás vean y se inspiren, no para copiar, sino para superar.

Autor
Laura López Trujillo

“Aún no sé cuál es mi misión en este mundo y espero no saberla pronto, mientras tanto soy estudiante de Publicidad en la ciudad de Puebla y me encanta leer cualquier cosa que se me ponga enfrente. Escribo en mis ratos libres, soy extremadamente observadora y amante de las series de televisión”.

Imagen cortesía de iStock