Mucho se ha dicho de los textos que acompañan a los anuncios, y por raro que parezca, no muchos de ellos provienen de los redactores de la agencia.

Y es que los clientes al encontrarse con las propuestas, comentan: El concepto es bueno, pero el copy no me gusta, ¿qué tal si mejor le ponemos X o Y?… Y ustedes piensan: ¡Pero si dice lo mismo!

Algunas agencias optan por hacer caso a los clientes, y para evitar una discusión sin sentido, terminan por utilizar los textos que ellos han sugerido; caso contrario a lo que yo he hecho, prefiero dar más opciones al cliente hasta llegar a la propuesta ideal para el cliente, y se preguntarán ustedes ¿por qué?

La razón con la cual argumentaré esto es simple, al ser redactora se supone que conozco las palabras necesarias como para comunicar lo que se quiere, si acaso no las sé, entonces siempre existen diccionarios de sinónimos los cuales me ayudan siempre a complementar las ideas.

Otra razón tiene que ver con dejarle claro al cliente, de la manera más atenta, que el equipo creativo es experto en comunicación, así pues el redactor es especialista en decir cualquier cosa con las mejores palabras.

Así que ya saben colegas, la próxima vez que el cliente quiera cambiarles su texto, díganle que regresarán a la agencia a sacarle punta a su lápiz para encontrar justo lo que está buscando decir.

Autor

Ximena Saavedra

Soy redactora, me sigue divirtiendo escribir una cabeza con el 50% de descuento más grande de la historia, frases que repitan hasta 4 veces el nombre de la marca, EN EL MISMO RENGLÓN!!! y un copy que comience, por mandatorio del cliente, con la palabra: descubre.

Imagen cortesía de iStock