A veces cuando te pones a pensar que tan importante es lo que haces, te das cuenta que no existe mucho  rango para entender que somos lo suficiente pequeños como para no hacer grandes cambios en el mundo, comparado con algo tan grande como ese foco blanco con manchas grises que nunca lo hemos entendido bien del todo; creemos que la Publicidad podría hacer un cambio en la vida de los demás, sin darnos cuenta que empieza por uno mismo; justo cuando uno sale de la universidad aspira tener un departamento en Reforma, o frente al mar, pero más allá de querer llegar a ser alguien, no pensamos en serlo desde ahorita, la publicidad viene y va con el tiempo, las tendencias, los escándalos, pero más allá de eso que nos crea a nosotros como inventores de ideas, que se trasnochan para querer realizar un copy que desgarré el alma y venda mucho, sin pensar que todo viene de un solo pensamiento.

¿QUÉ ESTOY HACIENDO CON MI VIDA?

Tal vez es una de las preguntas que más tendría búsquedas en google, pero que nadie se atreve a escribir, es sencillo, así como un buen copy, un buen gráfico, una idea despampanante, lo único que nos queda es sonreírle a la luna, que nos regresa un reflejo de uno mismo sin pedir nada a cambio, para esto hay que tener  bien planteado en la mente que pequeño o grande que sea el cambio, comienza en la pasión que le entregas a lo que haces día con día, desde pasar por un café en la mañana o la adrenalina de ir tarde al trabajo, todo tiene que ver con entender que uno mismo puede crear y convencer a alguien más que no es tan difícil, así como la luna todas las noches, a veces en pedazo, a veces entera, pero siempre tiene algo que ofrecer, muchos autores nos bañan con teorías de cómo la vida se desenvuelve mientras estamos haciendo planes y que no es suficiente llegar al límite, se necesita más.

La vida de un publicista se desarrolla en causas y efectos, nos sabemos victimas de nuestras propias estrategias, hasta llegar al punto en donde ya no se conoce la diferencia, pero existe un factor distinto que nos hace diferentes, tiene que ver con ese sentido que se va creando al pasar el tiempo, ese criterio empírico que nos vuelve personas más soñadoras, que no solamente le sonríen a la luna sino también le bailan.

Para poder hacer la diferencia, ya podemos buscar en tumblr o en cualquier blog inspiración de la buena, de esa que te quita el sueño, te saca suspiros y te mantiene alerta, los pequeños detalles son importantes, pero más allá de eso lo importante es que al final del día nos quedemos con un buen sabor de boca, cuando la acción y reacción se juntan para triunfar es lo mejor que podemos hacer como humanos indecisos y muchas veces temerosos, hay que dejar de pensar tanto y tomas más chocomilk o vodka, y eso me lo digo también a mi mismo, que me cuesta trabajo entender que todo se resume tal vez a pensar positivo o sonreírle a la luna.

Hoy espero que mis revueltas palabras hayan creado una pequeña idea, solo basta eso, una pequeña idea para manifestar una diferencia, haz algo diferente mañana, baila más, preocúpate menos, sonríele a la gente más y sobre todo escucha que dice lo que tienes por dentro, la publicidad no siempre es solo para vender, a veces también quiere incentivar el triunfo o crecimiento de las personas, el chiste es que encuentres  tu luna a quien sonreír.

Imagen cortesía de iStock

Autor

Fernando H Segura

Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, amante de lo efímero pero dependiente de lo fugaz, con experiencia de una vida que no tiene  tags, odio los hashtags pero me encanta la irónia que viene siendo lo mismo, planner de closet pero desordenado de alma, tímido pero escéptico, la retórica es mi pastor pero no la entiendo, mi pasión es la publicidad y las ideas.