Que una marca pretenda involucrarse en temas que son ajenos a su cultura, a veces puede resultar una idea no muy acertada. Pero cuando se conoce una cultura y se toman los elementos representativos de ella con idea, se puede crear un concepto respetuoso, sutil y concreto.  

 

Una campaña que supo tropicalizarse para presentar publicidad en el año nuevo Chino, fue la de Lancome. Publicis Paris trabajó este concepto con una idea de storytelling para enlazar ambas culturas y utilizó las herramientas visuales con maestría, dando como resultado final un spot creativo y sólido.

En poco más de un minuto, logran capturar la esencia de la vida. Esos pequeños momentos de felicidad, esas nuevas experiencias y hasta los pequeños detalles de la vida, desde el momento en que se convierten en pasado, se convierten en historias por contar.

Así, sin narradores y con solo una modesta animación en tres colores que logran cautivar la atención de todo aquel que comienza a ver el video, Lancome desea un feliz año nuevo a la comunidad China.