“No, no son `siempre los mismos´ los que critican los errores: `sino que son siempre las mismas causas´ no criticadas, las que producen y reproducen constantemente los mismos errores”.

Louis Althusser

1-Usar “amalgamas”, juntar razonamientos sólidos con razonamientos laxos. Ejemplo: “El salario será mayor, así como las sonrisas”. Al insertar una expresión jovial u optimista la gente evita, “por educación” o “cortesía”, entrar en ásperos detalles.

2-Hablar en abstracto, evitar el “quién”, el “dónde” o el “cuándo”. Ejemplo: “Los militantes buscan”, “Los votantes eligieron”, “Los representante dijeron”.

3-Inventar causas falsas, hablar de “tendencias”, “modas”, “acontecimientos”. Ejemplo: “La crisis provocó la decisión”, “La economía nos trae sorpresas”.

4-Canalizar las discusiones, hacer que los temas públicos parezcan especializados. Ejemplo: “Es mejor hablar de tal problema en la Secretaría X”.

5-Cubrir la falta de premisas o de principios diciendo que el país se adapta al ambiente externo, a lo global. Ejemplo: “Nuestra nación es moderna y tiene que adquirir tecnología de punta”.

6-Multiplicar las entidades haciendo subdelegaciones, subsecretarías. Objetivo: incrementar la burocracia e impedir que la información llegue “arriba”, a la “cabeza”.

7-Apelar a la idea de “continuidad” para connotar “heroísmo”. Ejemplo: “Hemos tenido errores, pero hemos seguido nuestro curso”.

8-Presentar juicios sin análisis. Ejemplo: “La inversión extranjera es buena”. ¿Por qué? Silencio. Presentar conclusiones sin premisas. Ejemplo: “La educación técnica y el idioma inglés son básicos para el futuro de la nación”. ¿Qué principios éticos y políticos se usaron como cimientos para decir tales cosas? Silencio.

9-Darle al Derecho un aire restrictivo. Ejemplo: “La ley A impide B. La ley C impide D”.

10-Compartimentar, imitar la estructura militar para que la gente tenga por cosa dificilísima poder opinar. Ejemplo: “La autoridad en investigaciones biológicas dará su informe en el momento adecuado”.

11-Eliminar el examen del “pasado” diciendo que el pasado es algo “muerto”. Hablar del “presente” y del “futuro” y decir que tales representan la “vida”. Ejemplo: “Los fantasmas del pasado no pueden dejar ciegos a nuestros jóvenes, que son el mañana”.

12-Echar mano del debate maniqueo, del estilo “todo o nada”. Ejemplo: “¿Acepta o no acepta?”, “¿Hoy o nunca?”. De tal modo el Estado puede tomar decisiones con facilidad.

13-Evitar hablar de cosas filosóficas, de la “estructura interna” de un fenómeno visible. Ejemplo: “La matanza fue real, y no nos importan los motivos, pues la ley es firme y buscaremos a los responsables”. De tal manera la deficiencia educativa o ética, por ejemplo, queda escamoteada.

14-Hablar de nombres y no de teorías cuando las teorías faltan. Ejemplo: “Más allá de los propósitos de la izquierda quisiéramos saber qué piensa el doctor Anaximandro sobre el problema”.

15-Proponer muchas estrategias y eliminar con el tiempo las que no funcionan. Ejemplo: “A pesar de que la reforma no tuvo resultados, seguimos con nuestro plan maestro”.

16-Cambiar el plan A por el plan B, pero usar la misma palabrería del plan A, pues así la gente no percibe el viraje. Ejemplo: “El Plan Bengala, que buscaba fondos para comprar libros, se profundiza y extiende para obtener fondos para comprar papel extranjero y no zaherir más nuestros bosques”.

17-Usar calificativos tradicionales para herir la reputación de los críticos. Ejemplo: “Los revoltosos”, “Los mediocres”, “Los dolidos”, “Los agitadores”.

18-Cubrir los errores estratégicos diciendo que son errores de organización. Ejemplo: “El plan estaba bien trazado, pero falló la ejecución”.

19-Confundir los “medios de moralización” con los “medios de movilización”. Ejemplos: “La gente está contenta (moral) porque tiene más computadoras (movimiento)”, “El pueblo saldrá (movimiento) a votar para buscar su libertad (moral)”. Al hacer lo anterior la gente confunde los beneficios materiales con los políticos, lo administrativo con lo ideológico.

20-Decir que el Estado, que es una “máquina”, es algo vivo, algo que siente, piensa y existe por sí mismo. Ejemplo: “El Estado se preocupa por ti”, “El Estado trabaja para ti”. Así, es claro, no hay a quién
echarle la culpa.

Imagen cortesía de Fotolia.