Hace poco leí en una hoja recién expulsada de la máquina de escribir: «Lo obsoleto está en boga.» Mientras la tendencia social hacia una total dependencia de la tecnología se inclina verticalmente, prolifera en el sector joven un gusto fastuoso por las antigüedades y las tradiciones estéticas de antaño. Antes de seguir, insistamos en que lo joven es por demás subjetivo y más bien uno de los platillos, sin fecha de caducidad, preferidos en el menú.

Lo antiguo puede ser moderno, y lo bueno no es exclusivo de lo nuevo. La muestra hoy corre a cargo de La Despensa, agencia ganadora del Oro en la XIV Edición de los Premios a la Eficacia en Comunicación Comercial, 2012, por su brillante campaña para Cafés La Estrella: Movimiento 1887.

La estrategia gira alrededor de un concepto clave: «Lo bueno perdura». Y al parecer se ha dado en el clavo: branded content, RR. PP., medios masivos, digital, eventos, activaciones, packaging… Los números hablan por sí solos:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HIHEqyCGE00[/youtube]

El éxito surge desde la excelente apreciación del fenómeno social que rige el emergente gusto por combinar lo bueno de antes con lo práctico de ahora; y hace completo sentido: ¿por qué perder las tradiciones que valen?, ¿quién dice que no pueden acoplarse a la dinámica de nuestros “tiempos modernos”? A veces resulta gratificante detenerse un instante a disfrutar el tiempo pasar, tomarse una pausa para recordar, para viajar en el tiempo (quizá a 1887), apreciar muchos de los detalles que nos perdemos por siempre ir en el carril de alta velocidad…

En fin. Un año de trabajo que ha logrado grandes resultados para La Despensa y Nestlé España, gracias a la combinación de energía, buenas ideas y el entendimiento de que el mundo y la publicidad cambian a la par; de ahí, está en manos de cada quien qué tanto se desea formar parte de aqueste cambio. ¡Enhorabuena!