Lo sencillo es complicado. Cuando nos piden desarrollar una campaña que exprese la axiología de la marca –es decir, la misión, visión y objetivos–, además de comunicar una oferta y que combine una idea innovadora, atractiva y divertida que al mismo tiempo cause curiosidad, resulta para los creativos un gran reto. Y si le agregamos al pedido un bajo presupuesto, el reto es aún más fuerte.

 

Uno de los consejos para crear un concepto que involucre varios aspectos a la vez, es el uso de un cuento corto. En la literatura latinoamericana es muy recurrida por escritores consolidados y por otros que hacen sus pininos, pero con cuento corto no nos referimos a uno de dos cuartillas, ni de media cuartilla. El cuento corto consiste en un párrafo cuando mucho, y es aún mejor cuando se compone de unas cuantas frases efectivas.

Uno de los cuentos cortos más conocidos es el de Tito Monterroso que dice así: “Y cuando despertó el dinosaurio todavía estaba ahí”. Imagina un impreso con este concepto para alguna marca. ¿Cuál sería? ¿Lego? ¿Algún producto con cafeína? Veamos otro ejemplo. Cuenta un chiste que un profesor dejó a sus alumnos escribir un cuento que tuviera misterio, sexo, realeza y religión, y un estudiante entregó el siguiente minicuento:

“¡Dios mío, la princesa está embarazada! ¿Quién será el padre?” Quizás este cuento se pueda aplicar a una marca de condones, para alguna campaña social o quizás para una campaña de Axe que promueva una línea de 7 nuevos aromas representados por los siete enanos de Blanca Nieves.

De esta forma, elaborando una trama con el menor número de palabras, se puede facilitar la implementación de personajes, acciones, tiempo, espacio y la marca de forma implícita con el contexto. Todo depende del estilo del creativo y de los gustos de los clientes, pero puedes ensayar haciendo algunos conceptos que utilizarías para algunas marcas. Inténtalo, ya llegará el momento para implementarlo.