Las marcas cada día idean acciones más arriesgadas para captar la atención de los mercados. Capcom, para promocionar la sexta edición de Resident Evil, decidió crear carteles supuestamente con sangre humana, lo que ha desatado opiniones a favor y en contra.

Se dice que esta edición deja mucho que desear, por lo cual intentaron tener éxito al menos en su campaña. La compañía japonesa dice que fueron los mismos creativos quienes donaron la sangre que se utilizó, mezclada con otras sustancias y colores.

Pero eso no fue todo. También organizaron un mercado ficticio de carne humana en Londres, haciendo referencia a la violencia y carnicería que distingue a este videojuego.

Esta idea quizá es extrema, pero el enfoque en vez de ser “creativo” está destruyendo. El juego no tiene nada constructivo y apoyan a la misma temática con su publicidad que atrae pero no aporta a la sociedad.

Tal vez esta idea pudo haber sido tomada para una buena campaña de donación de sangre en vez de fomentar la violencia, que ya sobra en el mundo.  ¿Ustedes qué opinan?