Como campaña de sensibilización en Francia, la empresa SNCF en conjunto con las agencias TBWAParis, lanzan una “pequeña” pero “grande” campaña en las estaciones de tren más utilizadas por los franceses.

Su campaña se centraba en que los usuarios tuvieran una experiencia tangible de la incivilidad de los demás con el slogan “No hay una pequeña incivilidad”.

Lo que hicieron fue crear dos esculturas de 5 metros de alto, una de ellas de un cigarro y la otra de una goma de mascar “masticada”. Ambas como si las hubiera tirado un usuario de metro. Junto con eso pusieron un anuncio con las más comunes incivilidades de los parisinos.