Esta vez, no hablaré sobre un tema específico de publicidad o marketing… Hablaré sobre la gente que trabaja en esos lugares y cómo hacerle si eres un chavo y quieres llegar lejos en esta área tan apasionante y competida como es la publicidad.

Iniciaré hablando sobre los jóvenes. En estos tiempos los jóvenes han dejado de volar para caminar, ya que es lo que nuestros padres y maestros nos dicen: “Saliendo de la universidad, no te van a pagar los miles de pesos ni vas a tener un súper puesto”; y eso es cierto, pero eso no significa que nuestra mente deje de volar y de visualizar nuestras metas a futuro.

Actualmente, como jóvenes queremos encontrar un trabajo que nos asegure un buen salario sin importar la actividad que realicemos en él. Es típico escuchar a un recién egresado decir que encontró un trabajo que no le gusta pero que le pagan bien y que en cuanto encuentre uno que sí le guste lo cambiará, por lo que yo siempre dijo lo siguiente: JAAA JAAA JAAA, pobre individuo ya se quedo ahí.

“No basta huir, hay que huir hacia la buena dirección”. Jodorowsky.

Y es que es la verdad, si eres recién egresado y quieres ser publicista, aprovecha que vives con papis o que ellos aun te ayudan para tus gastos y toca puertas, ve a todas las agencias que puedas y sinceramente di que no sabes nada pero que tampoco exiges nada. La sed de triunfar en la vida así como la actitud, se huelen a kilómetros de distancia y se reflejan en tu trabajo.

No te dejes contagiar por las generaciones anteriores y aunque se escucha muy cursi: “busca hacer lo que te gusta”, porque no sólo tú serás feliz, los que te rodean también te lo agradecerán.

La profesión o más bien vocación de publicista no es para cualquiera, se necesita tener un corazón grande y fuerte porque muy de vez en cuando te llevas caídas fuertes y tropiezos, pero existen esos momentos inexplicables donde todo toma sentido y donde das gracias por haber tenido los pantalones y haber aguantado tanto para llegar a estar sentado en ese escritorio.

Un publicista no es aquel marihuano que tiene unas ideas muy buenas (si todos los marihuanos fueran creativos, les aseguro que la marihuana seria legal), ni un loco que vive en otro mundo; un Publicista es una persona con ganas de comerse el mundo, siempre queriendo tener nuevas experiencias y emociones que lo ayuden a no quedarse estancado en las mismas ideas y que lo provoquen a crear algo nuevo.

Un publicista no es aquel que lo sabe todo, pero sí aquél que decide qué saber y qué tirar a la basura:

“Es imposible conocer la totalidad de lo que sucede. El sabio elige su ignorancia con el mismo cuidado con el que elige su conocimiento”. También lo dijo Jodorowsky.

Buen fin de semana y suelta los amarres…