Este día, Roastbrief quiso volar un poco en el cielo de la imaginación y pensar cómo podrían ser las cosas en este mundo vistas desde otra perspectiva.

Es por esto que vamos a hablar de las marcas y de la manera en que nos tienen tan hipnotizados.

En el mundo en el que vivimos, si tenemos una Mac, tenemos que mostrarla al mundo, y mientras más grande sea la manzana mordida, más pro te sientes; y lo mismo pasa con la ropa. Si tienes una playera Armani, mientras más grande el logotipo, más valiosa será. Y lo mismo pasa con los autos y otros productos que utilizamos al aire libre y que la gente puede percibir.

Esto es increíble… ¿Por qué nosotros los clientes pagamos por tener su marca en la ropa?… ¿No debería de ser al revés?

En un mundo diferente las cosas deberían de ser distintas, la gente debería de cobrar por cargar una playera que dice Hollister o una bolsa que dice Coach, ya que prácticamente estamos anunciando sus productos de la misma forma que un equipo de futbol lo hace. Si un equipo de futbol cobra por tener una marca en la playera, ¿Por qué nosotros no?

Para los que digan que esto se debe a que el equipo de futbol es visto por miles o hasta millones de personas, nosotros en un día también somos observados por cientos de personas y si multiplicamos esto por el número de habitantes que se observan mutuamente, nos daremos cuenta que somos los principales anunciantes de las marcas.

¿Por qué existen consumidores que prefieren traer una playera con un cocodrilito que cueste cinco veces más que la misma playera sin el cocodrilito? Esto debería de ser al revés…

Las marcas deberían de pagarnos para utilizar sus productos y tener su logotipo a la vista, pero en este mundo, nosotros pagamos por eso.

Y ustedes, ¿qué piensan?… ¿El mundo está al revés?