Levanta la cabeza y busca la gran idea.
Escribe lo que sientes y lo que piensas.
Conquista clientes, cuentas y marcas.
Sé creativo, no detengas tu marcha.

Haz del lápiz tu espada de batalla.
Haz del brief tu escudo vengador.
Vence al necio en la sala de juntas:
sé creativo y trabaja por amor.

Coro: Sé original hasta el final.

No claudiques ante las negativas
y pasa a la siguiente diapositiva.
No escuches las palabras de maldad:
tu idea es buena, vende, es verdad.

Da la vida y el alma por tu arte,
mantén a raya al logotipo invasor,
grita, salta, argumenta tus ideas,
sabemos que el anuncio es vendedor.

Coro: Sé original hasta el final.

Regresa al escritorio con el triunfo
y aterriza tus propuestas de valor.
Redacta impresos y guiones chuscos
que en veinte segundos, produzcan amor.

Alimenta el branding de tu marca
con investigaciones del consumidor,
encuentra la debilidad del enemigo
y asesta un insight al pueril competidor.

Coro: Sé original hasta el final.

Ignora al que no te comprende,
tú eres el elegido por tu naming.
Acepta los cambios con paciencia
porque al final, vencerá tu ciencia.

Sé un creador de mundos nuevos.
Sé un creador de nuevas marcas.
Sé un eslogan que persiste
en cineminutos, revistas y mantas.

Coro: Sé original hasta el final.

Haz que las empresas sean fuertes
y que no declinen a la globalización.
Genera conceptos campañeables
que además de vender, te den un León.

Sé el embajador de tus planes.
Gobierna tus ideas con ardor.
Busca la gloria de tu equipo creativo
y corona tu talento con un Cannes.

Coro: Sé original hasta el final.

¡Felicidades, publicistas!

¿Qué música le pondrías a nuestro Himno del Publicista?